enes

Los ganaderos mexicanos y los pueblos indígenas instan al gobierno a resolver el conflicto de tierras

Nacional
Las herramientas
Tipografía
  • Menor Pequeño Mediana Grande o Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Veces
estrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivo
 

ranchoLA YESCA, México, (Fundación Thomson Reuters) - Una udelina Villagrana ha manejado su rancho en las montañas de la Sierra Madre occidental de México por su cuenta desde la muerte de su esposo hace 23 años, pastoreando ganado, contratando personas locales de Huichol e incluso criando a un joven Huichol chico como un hijo

Ahora ella y otros ganaderos están enfrascados en un intenso enfrentamiento con sus vecinos indígenas por una tierra que ha estado en disputa durante siglos. Una serie de decisiones legales recientes ha llevado la disputa a un punto de ebullición.

"Es una situación extraña, cuando por un lado comparto mi casa con ellos, y por el otro, me demandan por mi tierra", dijo Villagrana a la Fundación Thomson Reuters desde su caserío de terracota en la zona de mezquite. colinas.

En cuestión están las vastas extensiones de propiedad que los ganaderos quieren para la agricultura intensiva y el pastoreo, pero los huicholes, también conocidos con el nombre tradicional de Wixarika, la quieren para la agricultura de subsistencia y para practicar sus formas de vida tradicionales.

Cada lado quiere que el gobierno mexicano resuelva la disputa, pero hasta ahora no lo ha logrado.

FORMA DE VIDA TRADICIONAL
El pueblo huichol tiene concesiones de tierras que datan de la década de 1700 de la corona española, pero los ganaderos poseen títulos del gobierno mexicano, que datan de antes de la revolución nacional de una década que comenzó en 1910.

Ahora, después de que se decidieron una serie de demandas a favor de los huicholes, se están mudando para reclamar 10,500 hectáreas (casi 26,000 acres) en el estado de Nayarit, comenzando con un rancho de 184 hectáreas (454 acres) en la ladera.

Desde septiembre, cientos de huicholes se han organizado para turnarse para acampar en la tierra y hacer guardia.
“Esta tierra es una herencia que nos dejaron los antepasados”, dijo Luis Sánchez Carrillo, un anciano huichol que dijo que cree que la tierra es necesaria para mantener las tradiciones de su pueblo.

Los huicholes objetan el pastoreo y la siembra intensivos de los ganaderos, el uso de productos químicos y las prácticas de deforestación. Prefieren la agricultura de subsistencia y los esfuerzos de reforestación.

Los huicholes también practican rituales para honrar sitios sagrados como el Cerro Cuate, un pico imponente, donde dejan ofrendas para los antepasados ​​y deidades que se cree residían allí.

El conflicto se hace eco de la disputa de Standing Rock en el estado estadounidense de Dakota del Norte, donde activistas y simpatizantes nativos americanos han acampado en una propiedad federal para exigir el cese de un proyecto de oleoducto, dijo Paul Liffman, profesor de antropología en la Universidad Rice en Texas y un experto huichol.
Los grupos indígenas han estado haciendo reclamos de tierras con más fuerza desde que una convención de las Naciones Unidas de 1989 les proporcionó un marco legal, dijo Liffman.
"Ha habido un gran resurgimiento de los reclamos indígenas en medio de las mayores posibilidades que ofreció la ratificación del Convenio 169", dijo. "Incluso ... los países que no firmaron eso han sentido la presión".

'PÉRDIDA DE MEDIOS DE VIDA'
Pero los ganaderos de Nayarit temen estar perdiendo sus medios de vida.
"Yo les pregunto, ¿quién generó el problema? ¿Fueron los huicholes o nosotros?" dijo el ganadero Lucio Gamboa. "¿No estaría de acuerdo en que no fuimos ninguno de nosotros? Fue el gobierno. Entonces, ¿quién es responsable de resolver este problema? El gobierno".

El gobierno mexicano ha rechazado una solicitud de los líderes huicholes para reembolsar a los ganaderos con fondos federales destinados a ayudar a prevenir conflictos por la tierra.
Un comité de líderes y ganaderos huicholes escribió recientemente al gobierno pidiendo que se estableciera una comisión para abordar la disputa, pero el gobierno aún no ha respondido.

Un portavoz de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano de México, que está a cargo de resolver las disputas territoriales, dijo a la Fundación Thomson Reuters que carece de los recursos para involucrarse y que ya enfrenta unos 323 conflictos territoriales pendientes.
Pero Gamboa dijo que el gobierno debería intervenir.

"Si las dos partes quieren un acuerdo, ¿por qué el gobierno no quiere eso?" él dijo.
(Reporte de Tracy Barnett Editado por Ellen Wulfhorst; déle crédito a la Fundación Thomson Reuters, el brazo caritativo de Thomson Reuters, que cubre noticias humanitarias, derechos de la mujer, tráfico, derechos de propiedad y cambio climático. Visite http://news.trust.org)

Fuente:Dailymail.co.uk