La ciudad de Nayarit, lejos del camino de Willa, recibe un golpe del huracán

Tiempo
Las herramientas
Tipografía
  • Menor Pequeño Mediano Grande o Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Veces
estrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivo
 

Tuxpan, Nayarit, no estaba en el camino directo del huracán Willa, una tormenta de categoría 3 que azotó la costa del sur de Sinaloa, pero no se libró de su destrucción.

De hecho, en contraste con las expectativas, sufrió el peor daño de cualquier municipio en el pequeño estado costero del Pacífico.

Miles de residentes de Tuxpan, ubicados a más de 80 kilómetros del curso que Willa tomó, perdieron la mayoría o todas sus pertenencias como resultado de las inundaciones. La única fatalidad que se ha reportado como resultado de Willa también ocurrió allí.

La policía de Tuxpan recibió ayer un informe de que Moisés Landa Riva, de 77 años, se había ahogado en las inundaciones después de que una lluvia torrencial hizo que el río San Pedro explotara en sus orillas.

Ramón López Calvillo, uno de los muchos residentes de Tuxpan que enfrentan una tarea de limpieza masiva después de la tormenta, le dijo al periódico El Universal que la inundación sorprendió a los locales.

“Nos dijeron hace tres días que había un riesgo; Hemos sufrido inundaciones aquí antes, pero nunca una como esta. Todo se inundó en media hora ”, dijo.

López explicó mientras trabajaba que estaba tratando de salvar fotos familiares de su casa inundada, declarando que "las cosas materiales no importan pero no vamos a perder nuestros recuerdos".

Él y su familia, como casi todos en Tuxpan, se refugiaron durante el huracán en el segundo piso de su casa y permanecieron allí durante 18 horas hasta que las aguas de la inundación retrocedieron.

A pocas cuadras de distancia, una casa se derrumbó por completo.

Arnulfo Jiménez, quien vive en la calle donde cayó la casa, dijo que no solo su casa fue dañada sino que también perdió sus cultivos de frijoles, jícama y stevia.

Cerca, dos policías estaban de guardia afuera de una tienda de Oxxo con ventanas rotas por saqueadores, sus ojos rojos por no haber dormido por más de 24 horas.

"Lo peor es que las personas van a robar teléfonos celulares, cables y cigarrillos, ni siquiera comida o agua, lo cual es escaso en todas partes", dijo un oficial.

A pesar del daño generalizado en el municipio, la ayuda ha tardado en llegar porque los esfuerzos de respuesta en Nayarit se han concentrado en Acaponeta y Tecuala, ambos fronterizos con Sinaloa.

El gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría, dijo ayer que se estima que más de 150,000 personas en el estado han sido afectadas por Willa, una cifra mucho más alta de lo que se informó inicialmente.

Dijo que las autoridades de Nayarit no tenían la capacidad de responder a la situación por su cuenta y solicitó asistencia de otros estados.

Algunos residentes de Tuxpan son escépticos de que recibirán cualquier ayuda que los ayude a reparar sus hogares y reconstruir sus vidas.

"Dígales [a las autoridades estatales] que ni siquiera soliciten recursos de Fonden [el Fondo Federal para Desastres Naturales]", dijo un hombre que intentaba secar sus muebles bajo el sol.

"Todo lo que sucede es que algunas personas se enriquecen y no nos recuperaremos con la ayuda alimentaria y el colchón que nos darán".

Fuente: Mexico News Daily