enes

La Flor de Toloache, completamente femenina, de Mariachi está rompiendo fronteras

Arte y música
Tipografía
  • Menor Pequeño Medio Big Más grande
  • Predeterminado Helvetica segoe Georgia Veces
estrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivo
 

FemmariachifrontCon el lanzamiento de su primer álbum homónimo hace tres años,

La banda de mariachis Flor de Toloache con sede en Nueva York se estableció como una fuerza a tener en cuenta.

Eran un grupo multinacional de mujeres que asumió la tradición del mariachi con una actitud fresca, de no tomar prisioneros al tiempo que incorporaba sus propias influencias musicales, bachata, R&B y americana.

Con su segunda grabación, el recién estrenado "Las Caras Lindas", han logrado otra hazaña: crearon un improbable y hermoso mosaico de la ciudad de Nueva York usando los elementos minimalistas del mariachi.

"Creo que queríamos tomar lo que hicimos en el primer álbum, que funcionó de maravilla, mostrando todos los géneros que fusionamos, pero nuestro sonido es más maduro ahora", dice la cantante y violinista Mireya Ramos, una de las miembros fundadoras de la banda.

"Las Caras Lindas" tendrá su estreno oficial el 16 y 17 de junio en Joe's Pub (425 Lafayette St.) en Manhattan.

Las muchas capas de la música de Flor de Toloache se hicieron evidentes al basar el título del álbum en "Las Caras Bonitas" de Ismael Rivera: las caras bonitas.

La canción, originalmente grabada para un tributo a la Fania, ahora se ha convertido en un tour de force que reúne al mariachi, elementos afrocubanos y algo de rap gracias a los talentos invitados del puertorriqueño MC Velcro y el percusionista cubano Pedrito Martínez.

Transmite su mensaje de orgullo negro mientras comenta sutilmente el primer acercamiento que algunas personas pueden tener a una banda de mariachis compuesta exclusivamente por mujeres.

"Te presentamos las cosas de una manera que sea digerible, para que puedas pensar en ellas por un minuto", dice el cofundador de la banda, Shae Fiol.

El álbum fue grabado a un ritmo frenético durante una sesión de una semana en un estudio en las afueras de Woodstock, NY, algo que le dio al producto final una crudeza y honestidad que también querían impresionar en las pistas mismas, que fueron cortadas de tomas vocales de espectáculos en vivo.

"Dejar algo imperfecto también es empoderador", dice Fiol.

Te está diciendo: 'Esto es lo que soy, crudo' ".

Fuente: NY Daily News

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.