enes

Este perro mexicano sin pelo tiene un pasado antiguo y legendario

Mascotas y Veterinarios
Tipografía
  • Menor Pequeño Mediana Grande o Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Veces
estrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivoestrella Inactivo
 

Con una historia de más de 3,500 años, el perro xoloitzcuintli desempeñó un papel importante en la vida precolombina.

Para los antiguos aztecas y mayas, el mejor amigo del hombre también era un sanador sin pelo, feo y lindo, fuente de alimentos ocasionales y, lo más importante, guía del inframundo.

A veces conocido como el perro sin pelo mexicano, el xoloitzcuintli (pronunciado "show-low-itz-QUEENT-ly") recibe su nombre de dos palabras en el idioma de los aztecas: Xolotl, el dios del rayo y la muerte, e itzcuintli, o perro. Según la creencia azteca, el perro de Xolotl fue creado por el dios para proteger a los vivos y guiar a las almas de los muertos a través de los peligros de Mictlán, el inframundo.

Una de las razas de perros más antiguas de América, los investigadores creen que los antepasados ​​del xoloitzcuintli (o 'xolo' para abreviar) acompañaron a los primeros migrantes de Asia y se convirtieron en la raza que se ve hoy por lo menos hace 3,500 años. La falta de pelo del xolo (salvo por un mechón o dos de pelo en la parte superior de la cabeza o en la cola) es el resultado de una mutación genética que también es responsable de la falta de premolares del perro. Este rasgo dental distintivo hace que identificar los restos de xolos en contextos arqueológicos sea relativamente fácil.

Los xolos aparecen en el antiguo arte mesoamericano a menudo con orejas puntiagudas y piel arrugada para indicar su falta de pelo. Las representaciones más frecuentes toman la forma de pequeños vasos de cerámica conocidos como Colima Dogs para el estado moderno en el oeste de México, donde se encuentran comúnmente. En Colima y los estados vecinos de Nayarit y Jalsico, los arqueólogos estiman que más del 75 por ciento de los entierros del período Preclásico (ca. 300 aC a 300 dC) contienen estos vasos, que pueden haber servido como guías simbólicas para perros para ayudar al alma de los muertos viajan por el inframundo.

Estos caninos sin pelo también llamaron la atención de cronistas europeos como Cristóbal Colón y el misionero español del siglo XVI, Bernadino de Sahagún, quien describe cómo los aztecas meterían los xolos en mantas por la noche para mantenerlos calientes. Los cuerpos sin piel de los perros también sirven como excelentes conductores de calor, lo que los convierte en una especie de antigua botella de agua caliente para los enfermos y los ancianos. "Saben cuando estás enfermo", observa Kay Lawson, una criadora de xolo de 16 años y ex presidenta del Xoloitzcuintli Club of America. "Se concentran en donde duele".

Junto con los pavos, los xolos fueron uno de los únicos animales domesticados comidos por los antiguos mesoamericanos. Los conquistadores desarrollaron tal apetito por la conveniente fuente de proteína canina cuando llegaron al Nuevo Mundo que casi se comen el xoloitzcuintli en el olvido, dice el arqueólogo Marc Thompson, director del Museo Tijeras Pueblo.

Cuando el xolo fue reconocido oficialmente en México en 1956, la raza estaba casi extinta. Hoy, sin embargo, estos perros antiguos están experimentando un renacimiento, especialmente entre las personas que son alérgicas a sus homólogos peludos. Pero no son para todos, advierte Lawson.

"Realmente tienes que estar pensando [con xolos] todo el tiempo", dice ella. "Abren puertas, abren cajas. Este es un perro primitivo. Son extremadamente inteligentes".

El xoloitzcuintli obtiene su nombre de dos palabras en el idioma de los aztecas: Xolotl, el dios del rayo y la muerte, e itzcuintli, o perro.

 Fuente: National Geographic

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.